28/5/11

Ecografía transrectal (13)


La habitación, de por sí, era abyecta: el piso estaba cubierto por vómito seco que mandaba un hedor ácido y vencido. Extraño por parte de Mallet, que era pulcro hasta lo patológico.
Pero en eso radicaba el poder de la situación; en disfrutar de los reversos y prefigurarlos, en la comunión del vicio.
El cuarto se ubicaba en el sótano de la morada del casero de mi amigo. Cuando Mallet me propuso copular a sus pacientes siamesas, lo hizo de forma harto convincente: me dijo que la más fogosa y más regular desde lo físico sería para mí. La más frígida y con más deformidades es mía, aclaró.
Las muchachas estaban unidas por la frente y un ojo y compartían una porción considerable de masa encefálica. Era cierto: una presentaba deformaciones no tan marcadas; la otra poseía descomunales minusvalías.
Al arribar al sitio, Mallet ya las tenía desnudas en un camastro. Había servido un par de Gomsterffi sobre una mesa derruida. Al verlas di media vuelta e intenté salir corriendo. Pero Mallet me detuvo.
-Enfréntate con tu abasiaofilia, Carlos. No la niegues -me dijo por lo bajo.
Acto seguido se dirigió hacia la muchacha que había elegido para sí, se desabotonó la bragueta y comenzó a orinarla.
Era evidente que a la chica le desagradaba pues se revolvía y emitía quejidos guturales zarandeando a su hermana, que me miraba con el rabillo del ojo y se reía. Luego ésta comenzó a masturbarse y entre las sacudidas me invitó a acercarme. La orina de Mallet la salpicaba.
Pensé una vez más en huir. Pero al mismo tiempo cavilé en mi esposa Helena mofándose, como a menudo lo hacía, de mi pequeña genitalia; además era la primera vez que una dama me convidaba tan abiertamente a fornicarla.
De manera que con suma indecisión me le acerqué. Mientras tanto, mi amigo Mallet defecaba sobre la hermana.
Extraje el miembro que, dado lo enredoso de la situación, no se había erectado gran cosa y la penetré como pude. Su vulva se encontraba completamente lúbrica y receptiva. Tuve que cerrar los ojos.
Pero cuando tomé verdadera consciencia de lo que estaba haciendo, la erección se me presentó de súbito y así, mientras mi amigo vomitaba sobre su compañera, eyaculé con saña.




37 comentarios:

  1. Una genial inmundicia!

    ResponderEliminar
  2. Por fin, joer, por fin!!!! Me alegra muco volver a verle señor Bodeler.

    ResponderEliminar
  3. Repugnante la fotografía, está usted en plena forma.

    ResponderEliminar
  4. Extraordinario. Despierta lo más oscuro de mí.

    ResponderEliminar
  5. Abrigaba la absurda esperanza de que lo habían ajusticiado o encerrado en un manicomio. Pero no. Ha vuelto y nos ha descerrajado otro engendro narrativo. Maldito seas, Bodeler!

    ResponderEliminar
  6. Buenas noches, señor Bodeler. desde esta noche, seré suya, le seguiré, espero no me defarude, incondicional, Elenita.

    ResponderEliminar
  7. Ahora que me he detenido a leer, señor Bodeler, creo que están muy bien sus relatos, que ahora con razón (y no es por alabanciosa) le leeré, pues he leído detenidamente. Hasta ahora no había leído, creo que usted se dio cuenta de eso, pues he estado viniendo aquí a chatear y a reír con eladanbuenosaire y javier, que casi siempre están, pero en serio me gusta leer. Espero seguir al pie, pues no es fácil seguirle ni leerle. Seré sincera, pues serlo la mayor parte del tiempo de mi vida es inevitable, aunque a usted tal cosa se la sude, si un día me espanto, salgo por clickada y listo. Usted seguirá viviendo, y yo también. Sin embargo, pienso que hay muchas posibilidades de que me quede.

    Un saludo cordial señor Bodeler, y créame que en mi blog andriisulibrealbedrio, se nota en el mensaje de cabecera, que me he proclamado amiga suya.

    Hasta pronto.

    Ps: Muchas cosas son repugnantes en esta vida, no sé porqué (a través de sus letras) entiendo que me será posible conocerlas. Y ahora sí, ya me voy.

    Andri

    ResponderEliminar
  8. No! Andri, Elenita, huyan de este blog! Nunca más entren!!!!! Huyan mientras les sea posible!!!!!!!!!!!!!!

    ResponderEliminar
  9. Javier, tú sabes que esto de huya, engancha como una lapa a una mujer como yo a este blog, así que si me lo quieres seguir diciendo, dímelo, pero alevosamente, sabes el efecto que causas con tus palabras, repito, en mí que soy una mujer de sentimientos, a veces y sólo a veces, invertidos...nunca se puede saber a ciencia cierta por qué camino cogeré.

    Te dejo un beseto.

    ResponderEliminar
  10. Ah, y Elenita es una usurpadora de identidades, cuando una clica para visitar su blog, entra a los blogs de eladanbuenosaires.

    ResponderEliminar
  11. Bodeler me ha contaminado ¿por qué seré así?, ¿por qué soy como soy? Dígamelo usted Señor Bodeler. Pronto montaré mi altar y no quiero que me deje con la incógnita.

    ResponderEliminar
  12. Te lo dije Andri. Debías huir!!!!! Ahora Bodeler te ha atrapado, te ha contaminado!!!!! Ahora todos iremos al infierno!!! Al infierno!!
    PS: Yo creo Elenita de Entre Ríos utiliza la cuenta de Eladanbuenosires, no por porque sea él mismo, sino porque Elenita es su media prima.

    ResponderEliminar
  13. Aaaaaaaaah, pues es posible, mira que no me lo hubiera imaginado, eso de compartir la cuenta con la prima. Entonces que bienvenida sea, ya se ha hecho adepta, así que va por mal camino, el camino correcto para llegar al infierno, no? Yo encantada, pues ese siempre fue mi destino, lo que pasa es que antes no lo sabía, pero ahora que lo sé, ya no me siento tan atribulada.

    Besos

    ResponderEliminar
  14. Supongo que como dice javier... ahora todos iremos al infierno!

    ResponderEliminar
  15. Ciertamente. No soy, como pensais, la prima de el Adan, sino su tía. Tengo 78 años (la foto es de cuando era joven y hermosa, ya no), vivimos con Adancito, como lo llamo, recluídos en una vija casa que tomamos. Ultimamente notaba que Adancito estaba extraño, me miraba de manera como nunca antes, hasta que un día me tomó por las mechas y, atrayándome hacia él, me dijo: "pero si eres igual, igual a él, cómo no lo noté antes", esa noche me quedé confusa y decidí entrar a su cuarto (no deja que nadie lo haga, incluso, nadie puede acearlo) ví en las paredes extraños graffitis del estilo "LO ODIIO BODELER" "ROBARË SU BLOG" "TE VOY A CAGAR A TROMPADAS" y cosas que no entendí. Entré a su ordenador y lo leí. Debo admitir, Bodeler, que su sóla lectura me produjo espasmos que nunca había sentido antes, hasta el punto que esa noche me toqué dos veces. Gemí de una manera gutural mientras me autopenetré por atrás con un envase de desorodante en aerosol que ya no contení nada, sólo placer, hasta que me saltó un chorro verde por la boca (disculpe la sinceridad), quise entrar esa misma noche al cuarto de Adancito y sorprenderlo, etaba re acaliente. El, ya con su falo enardecido besaba una foto de la Virgen del Lujan (ha sido monaguillo), y al verme entrar, me gritó: "vieja puta, ahora te voy arriar a pijazos limpios hasta tu cuarto, trola". Señor, no sabe la verguenza que me produjo su soez vocabulario...de inmediato recordé aquella noche en que lo hicimos por primera vez....OH oh...por Dios señor, ahí llega Adan....me matará...hasta luego...no dejo de pensar en las porquerías que voy hacer...suya, Elenita.............NO ADÄN, NO, POR DIOS...NO !!!!!!!!!!

    ResponderEliminar
  16. Aaaaaaaay, no sé cuál de los dos me causará más adicción a sus letras, si el Señor Bodeler o ahora Elena, Elenita, qué bien escribe usted sin proponérselo. Hágase un blog, pues esta cabeza mía está sedienta de estas cosas que no sé cómo definirlas, si es que acaso se les puede dar alguna definición.

    Seguiré aquí, fiel.

    Ah, y señor Bodeler, ¿va a dejar usted que le planten competencia en su blog? Pongase las pilas, haga algo!!!! Hasta pronto!!

    ResponderEliminar
  17. Sra. Elenita: lamento decírselo, pero no es la primera vez que lo veo. El Adán enloqueció por causas Bodelerianas. Hay muchos casos. Lamentablemente todos los que asistimos a este blog de perdición terminaremos así. Dementes por leer el desagradable verbo de Bodeler.
    Andri, Denisse Black: nos vemos en el infierno!!!!

    ResponderEliminar
  18. Por cierto, también me agradaría asistir a un blog de Elenita. Ahora, no será ella la hermana perdida de Bodeler, pues veo gran parecido entrambos?

    ResponderEliminar
  19. Déjeme decirle que ud es un enfermo mental!!!

    ResponderEliminar
  20. Bodeler es un enfermo mental peligroso.

    ResponderEliminar
  21. Un enfermo mental genial!

    ResponderEliminar
  22. Sabía que estarían acá... llevo dos semanas viniendo todos los días hasta la puerta, sabía que estaban acá.

    Bodeler está usted mejor que la última vez que se lo vio!
    Genio inagotable!
    Mallet es un pervertido Bodeler es un héroe

    Esto es impresionante Romano:
    "De manera que con suma indecisión me le acerqué. Mientras tanto, mi amigo Mallet defecaba sobre la hermana."

    ResponderEliminar
  23. HOla chicos, volveré. Un saludo para todos!!

    ResponderEliminar
  24. AAAAH, QUE NO FIRMÉ, SOY ANDRI

    ResponderEliminar
  25. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  26. Si usted me amara Bodeler, yo estaría en sus barzos, quitándole las moscas de los ojos los gusanos que usted sembró con esmero en el patio de su casa para menterla en la nalga de Floripondia la bruja burra que merodea por su espacio privado a ver si se da cuenta que no está ella más loca por usted que por don Ignacio, el que tiene tres huevos revueltos en el fogón que quema el chocho de la burra y se enfría en estanque de la rana robot.

    Andri Alba
    Safe Creative Protected

    ResponderEliminar
  27. EDITADO

    Si usted me amara Bodeler, yo estaría en sus barzos, quitándole las moscas de los ojos los gusanos que usted sembró con esmero en el patio de su casa para menterla entre las nalgas de Floripondia la bruja burra que merodea por su espacio privado a ver si se da cuenta que no está ella más loca por usted que por don Ignacio, el que tiene tres huevos revueltos en el fogón que quema el chocho de la burra y se enfría en estanque de la rana robot.

    Andri Alba
    Safe Creative Protected

    ResponderEliminar
  28. Andri, no le diga esas cosas a Bodeler, pues yo creo (no, no creo: estoy seguro)que Bodeler está enamorado perdidamente de usted. Se nota. Y si usted le escribe esas cosas, de seguro Bodeler la irá a buscar para darle una serenata y pedir su mano en matrimonio, al cual estaremos invitados todos los condenados que seguimos este mediocre e inmundo blog. He dicho.

    ResponderEliminar
  29. AAY, es que yo, aunque puedo evitarlo, si me nace, se lo entrego, pues soy así de generosa ¿Ustedes de veras creen que Bodeler haría algo así como decís?

    Bueno, volveré!!!

    Besos, chicos!!!

    ResponderEliminar
  30. Sería incapaz de no hacerlo, arriesgaría yo, lo hemos visto.

    Sería una gran fiesta.
    Que no suceda lo mismo que en su anterior casamiento, en plena ceremonia.

    ResponderEliminar
  31. ¿¡QUÉ!?, dime, Hernán, no me dejes en ascuas.
    Tiene unos ojitos tan cautivadores del señor Bodeler, que creo que eso lo que me ha encandilado.

    Seguimos aquí.

    ResponderEliminar
  32. Excelente relato.

    Muy interesante.


    Saludos

    Pablo Terrible

    ResponderEliminar
  33. Andri, es verdad que los ojitazos de Bodeler bien pueden haberla cautivado. Hay quienes dicen que tiene los párpados cortos y que nunca pudo dormir normalmente. Otros dicen (las malas lenguas dicen) que así le quedaron los ojos después de que su amigo Mallet, en segundo grado, le introdujera el puntero de la maestra por el ano, en el baño, con el pretexto de ver hasta dónde podía entrar algo por el culo. Desde luego que Carlitos estuvo de acuerdo, estaba tan interesado como su amigo por el descubrimiento.
    Es innegable que Bodeler a salido favorecido de aquel experimento si a usted le despierta lo que lo que dice le despierta. Perdón Andri ¿qué dice que le despierta? o no lo ha dicho usted?
    Andri, señorita... salud!

    Maestro Bodeler... rompa el silencio, necesitamos el (14)

    ResponderEliminar
  34. Es verdad Sr. Hernán, me consta lo del puntero. Pero en fin, Andri, por favor no vaya a iniciar una relación con un tipo tan feo, desprovisto de talento, desagradable y abyecto como Bodeler, por favor.

    ResponderEliminar